Diez Canciones 2012​-​2018

by David Quinzán

supported by
/
1.
Sed 03:12
En su jaula yace el tigre que me pide de beber, que me da de beber desde su copita rota. Me pregunta si la noche va a caer, me pregunta si después me soltaré. Caen puñales desde el cielo que se clavan en mi sien, que me abren los agujeros que todo lo dejan ver. Me pregunto si la noche va a caer, me pregunto cuánto tiempo aguantaré. Me pregunto si hace tiempo que hace tiempo que empecé a pleno sol a confiar en las estrellas, me pregunto si el olvido nos tendrá alguna vez o si podré reconocerte a la primera. Fui tejiendo cual araña una tela alrededor de la verja de mi casa, del perfil de mi dolor Me pregunto si la herida se abrirá, me pregunto como la pude cerrar. Porque soy un bicho viejo ya conozco mi aguijón y las lindes de mi alma ya me las gobierno yo. Me pregunto si la noche va a caer, me pregunto cuánto tiempo aguantaré. Me pregunto si hace tiempo que hace tiempo que empecé a pleno sol a confiar en las estrellas, me pregunto si el olvido nos tendrá alguna vez o si podré reconocerte a la primera. ¿Quién fue para ti mucho peor que la soledad, agua de mar para la sed?
2.
Hilo dorado 03:40
Deja que te cosa hilo dorado en los pliegues de tu cicatriz. Deja que te limpie con las manos todas las heridas que te vi Los sabios escribas del Corán, ay ay ay, saben que hice mi obra solo para ti, por ti, la hice solo para ti Corta con el filo de un diamante nudos amarrados a tu piel Deja que me quede un instante, quiero aliviar tu carga hoy Los sabios escribas del Corán, ay ay ay, saben que hice mi obra solo para ti, por ti, la hice solo para ti
3.
Permíteme ver algo de ti, déjame ser solo por ti. Quédate solo con la sonrisa. Déjame arder en la revolución, la que empieza siempre en el fondo del salón. Deja que me queme en la marmita de tu olor. Quiero que vuele al viento la razón. Al rato siguiente dolce far niente, ventanas abiertas para que la brisa entre. Verano que se cuela por la arteria del pulmón. Quiero que vuele al viento la razón. En mi casa son tus ojos tristes los únicos que dan color a mi pobreza máxima. En mi casa, corazón de oro, enséñame a vivir en paz con mi pobreza máxima. En mi casa el calor es de metal, se deshace con tu voz, se deshace con tu voz. En mi casa, corazón de oro, yo ya no poseo más que el final de una canción.
4.
Llega a la fiesta después de volver a la ciudad, llega como el sol aquél que ya no quema la piel. Y se inventa en el salón las piezas del corazón y me propone después una suave indiscreción. Y el viento atravesaba lento una puerta abierta en el centro y mi casa parecía ayer la más grande de la ciudad. La dejé en el arenal como quien deja la fe y lo único que sé es que ya no va a volver. Y el viento acariciaba lento una herida abierta en su pecho y mi sangre recorría ayer las calles de esta ciudad.
5.
La huida 03:00
El único volcán que conocí entró en erupción cuando me fui. El último champagne que yo abrí manchó toda su ropa. Oh my love, aquí el aire está podrido, no se puede respirar. Oh my love, este juego está perdido y yo lo tengo que dejar. Me destroza la retina con la furia de un león, mártires eternos en extraña conexión, llora en el suelo cuando calla todo el bar, hoy se va a reventar, hoy se va a reventar. Oh my love, aquí el aire está podrido, no se puede respirar. Oh my love, este juego está perdido y yo lo tengo que dejar. Fuman en la esquina, en el callejón, el humo que aniquila toda su ambición. Oh my love, aquí el aire está podrido, no se puede respirar. Oh my love, este juego está perdido y yo lo tengo que dejar.
6.
Veo a lo lejos barcos pesqueros, echan su red al mar. Veo en el cielo niebla sureña, baila desnuda sobre el mar. Y ya se ven caer lágrimas del rey, el vino de todas las despedidas. En el reflejo de los espejos veo en mi jarra la verdad. Siento en el cuello su frío aliento, la bestia de la soledad. Y ya se ven caer lágrimas del rey, el vino de todas las despedidas.
7.
Vidriera 03:49
En ráfagas intensas arde nuestra juventud, lo veo en la vidriera que desvela el contraluz. Lo veo en las arrugas que dibujan una cruz, lo dicen las empresas con horrible tinta azul. Ya soplan los vientos, soplan anunciando el fin, lo veo en tu mirada dilatada por sufrir. Lo escucho en cada nota cuando tocan el clarín, yo siempre pensé que era una música feliz. Pero vamos a tomar, vamos a tomar la calle esta noche, una vez más. Vamos a danzar, vamos a danzar en la calle esta noche, una vez más, una vez más.
8.
Jacarandá 03:00
La noche se cerró en la piel del jaguar y la tiñó de azul flor de jacarandá. La emperatriz sopló viento precolonial y su bufón danzó por todo Coyoacán. Yo, que vine a morir, me quise quedar junto a su dolor trágico. En mi cabeza está, en mi cabeza está todo el rugido del mundo, todo el rugido. Yo, que vine a morir, me quise quedar junto a su dolor trágico.
9.
Madre Tierra 03:20
Oh Madre Tierra dime si te hice el bien, dime si te hice la guerra, yo no lo sé. Oh Magma Elemental dime si te hice el mal, dime si te hice la guerra, yo no lo sé. Oigo el eco hondo de tu voz hablándome. Oh Rueda del Azar dame una vuelta más, dime si vas a girar, yo no lo sé. Oigo el eco hondo de tu voz hablándome. Caballito Negro devuélveme el valor, devuélvele el misterio al mundo alrededor.
10.
Te lleva el aire por Sanlúcar y llevas a cincel Andalucía, él viene del norte emborrachado del licor que trae la lluvia. Tocas en la banda del Cabildo en el patio de Getsemaní, cuando te desvistes se arrodilla el guardián de las marismas. Voces primitivas apuñalan el corazón del cantor Nazarena si te acuestas con el sol Ya visten guirnaldas las carretas y eligen su camisa los palmeros, y los cirios derramando cera anticipan el delirio Voces primitivas apuñalan el corazón del cantor Nazarena si te acuestas con el sol, Nazarena si te acuestas con el sol

about

The best of David Quinzán 2012-2018

credits

released March 16, 2019

license

all rights reserved

tags

about

David Quinzán Madrid, Spain

David Quinzán creció con la oreja pegada a la radio, escuchando sin filtros lo que las emisoras comerciales y alternativas le ofrecían. No sabe en qué momento de los 90 pensó que él podría hacer algo así, pero entonces ya no hubo marcha atrás. Desde los primeros bocetos en cassette hasta su último Ep "Melancolía Jackson", todo ha formado parte del mismo plan, la misma obsesión: hacer canciones. ... more

contact / help

Contact David Quinzán

Streaming and
Download help

Shipping and returns

Report this album or account